Biografía de Juan III de Brabante

Juan III de Brabante

Juan III de Brabante, nació en el año 1300 fruto del matrimonio del duque Juan II de Brabante y de Margarita de Inglaterra. Con apenas 13 años de edad, asumió el cargo de duque, título que ostentaría hasta el fin de sus días.

Los inicios de su mandato, sobre todo a tan temprana edad, no fueron fáciles ya que por aquellos tiempos se estaba produciendo un embargo de propiedades en el extranjero, debido a una ingente deuda que su predecesor, Juan II, había dejado como herencia a su pueblo. Esta deuda fue pagada mediante nuevos impuestos a la iglesia y al pueblo.

Aparte de las deudas, el legado de Juan II incluía una serie de derechos civiles para los ciudadanos (la Carta de Kortenberg), que los consejeros del duque se empeñaban en no reconocer como “apropiados”. En el año 1315 se unió en matrimonio con la hija de Luis de Francia y nieta del Rey Felipe VI, María de Évreux, un enlace que pretendía estrechar lazos con los franceses.

Los conflictos no tardaron en llegar, apenas diez años más tarde, por un lado el conde de Luxemburgo Juan I de Bohemia exigía su parte de la herencia territorial, por otra, la llegada a Lovaina de Roberto de Artois, que había escapado de Francia.

Ante la negativa de Juan III de entregar a Roberto al rey Felipe VI, tanto el rey de Francia como Juan I de Bohemia, se prepararon para la invasión de Brabante, la cual se llevó a cabo en 1333.

Tras un restablecimiento del orden, siguió un breve periodo de paz, que terminó con el inicio de la llamada “Guerra de los 100 años“, en la que Juan III luchó del lado de los intereses de Eduardo III de Inglaterra, debido a las estrechas relaciones comerciales que ambos países tenían entre si, relaciones que terminarían allá por el 1340.

Las campañas militares de Juan III fueron escasas, y la principal preocupación en sus últimos días fue la búsqueda de un heredero varón, hecho que le fue negado repetidamente con el fallecimiento anticipado de sus únicos tres hijos varones con “derecho a sucesión” (se cree que dejó más de una docena de hijos ilegítimos).

Tras el fallecimiento de Juan III en 1355, fue finalmente su hija Juana la heredera del ducado de Brabante y también del Limburgo, aunque su hermana Margarita reclamaría para sí el trono años más tarde.

Tags:

Imprimir Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top