Lovaina, el culto a la cerveza

Cervezas en Lovaina

Lovaina es, sin duda alguna, la capital mundial de la cerveza. La tradición cervecera florece en esta ciudad belga como en ningún otro lugar del planeta . A principios del siglo XX  todavía existían más de treinta fábricas de cerveza en la Lovaina. Hoy en día, la mayoría de ellas ha desaparecido. Solamente  continúna AB Inbev y Domus, la única cervecería tradicional. En esta última, la cerveza fluye a través de una tubería de cobre directamente al grifo de la taberna adyacente.

AB Inbev es  una auténtica y poderosa  multinacional. La empresa destaca como el mayor grupo cervecero del mundo. Sus raíces se hallan  en la cervecería tradicional Sebastiaan Artois. En 1708 consiguió el título de maestro cervecero y puso en marcha su propia cervecería.

En la fábrica de Stella Artois se fabricó  en 1928 una cerveza navideña especial. Recibió, debido a su claridad, el nombre de ‘Stella’, que significa estrella en latín. La cerveza tuvo tanta aceptación que se se bebió de forma impresionante durante aquel año. Todo el mundo la probó y disfrutó.

Stella Artois es una de las cervezas más conocidas de Bélgica y comenzó a finales del S.XX a ganar terreno en el extranjero. Está disponible en 80 países, lo que la consolidad como una cerveza internacional de lujo.

Lovaina se promociona a sí misma como ciudad cervecera por excelencia e invita a sus visitantes a probar esta sabrosa bebida durante su estancia en la localidad belga.

Finalmente, la barra de bar más larga del mundo se encuentra ubicad en el Mercado Antiguo de Lovaina donde se apiñan decenas de cafés y terrazas literalmente codo con codo, conformando de hecho una gran barra.

Por lo tanto, en todo viaje a Lovaina uno debe disfrutar de la cerveza. Incluso si no te gusta, resulta casi imposible no tomar al menos una cerveza tan sabrosa como la que aquí se fabrica.

Tags:

Imprimir Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top